Feeds:
Entradas
Comentarios

Posts Tagged ‘historias’

Ayer lo hice y me encanto, fue mucho mejor de lo que esperaba o alguna vez me pudiera imaginar.

Al entrar su mirada pasible y desprevenida me cautivo, en pocos segundos me abalance sobre su rostro, inmediatamente dejo el teléfono y entre sollozos y preguntas ya su ser, pensamiento y espíritu estaban tendidos sobre el suelo. Yo estaba arriba, jadeantes podía sentir su aliento, su mirada penetrante inyectada de sentimiento, alguien nos observaba, subió la excitación. El clímax llego directamente a su cara. Todo termino con 2 palabras, nos distanciamos. Me Fui.

Ayer lo hice, ayer le pegue a mi mejor amigo.

Read Full Post »

 Estaba sudoroso y algo cansado, era de noche, las sabanas apenas alcanzaban para mi, con mi cuerpo semidesnudo, sentía que no iba a ser capas de hacerlo de nuevo, no lo podía creer, aunque había sido algo rápido pensé que seria suficiente pero no, la situación se empeñaba en no dejar que el sueño se concibiera aquella noche, no sabia que hacer, si arroparme todo, hacerme el dormido, incluso pensé hasta cambiarme de habitación, su insistencia era constate, pero yo al igual no quería dejarme vencer, quería demostrar todo lo que un hombre de verdad podía hacer, los minutos pasaban y yo todavía no podía, estire mis brazos para tocarla, pero sentía que se escurría entre mis manos, que estará pensando? Me dije para mí, debe creer que soy un tonto, un juguete que utiliza para divertirse, que no soy lo suficiente para ella, que lo único que quiere conmigo es comerme, me sentí humillado.

Decidí entonces sacar toda mi hombría y mi astucia al ruedo, primero trate de mirarla fijamente, algo que me fue imposible pues la escasa luz me lo impedía, trate entonces de tocarla y no era capaz, de escucharla pero no decía nada, sabia que ella estaba ahí por una razón y esa razón era yo, así entonces me le ofrecí, como cual prostituta se vende, así lo hice, tire las sabanas, prendí la luz y le dije que viniera por mi, que si me quería que ahí estaba, que si me deseaba pues que me tomara, por un momento la sentí dudar pero luego la vi que se acercaba a mi, llego a mi pierna, y me miro con pasión, se aferro a mi he introdujo su boca en mi ser, fu entonces en ese momento cuando todo cambio, la sangre fluyo y se levanto, y entonces mi mano toco su cuerpo con tal fuerza y rapidez que la mato… si la mate, mate a la desgraciada zancuda que no me dejaba dormir esa noche en la casa de mi tía y esa fue la ultima vez que mate un zancudo.

Read Full Post »

prisionfinal.jpg7 veces 7, 49 cuartas es el tamaño de mi reclusorio, el moho y el frió son mis compañeros porque hasta la luz se encuentra secuestrada….

Todo comenzó hace un mes y medio más o menos, cuando 8 hombres armados irrumpieron en la tranquilidad de la finca, yo me encontraba con mi familia, mi papá, hermano, esposa e hijos; nunca olvidare la mirada enferma del hombre que se dirigió hacia mí, con voz gangosa y agitada me dijo que empacara una muda de ropa en una bolsa y lo acompañara, al principio me mostré reacio y pregunte: por que?, me dijo que si no hacia lo que el decía mi familia pagaría las consecuencias, así pues me fui con aquel hombre encapuchado y sus acompañantes, a la salida de la finca estaba mi camioneta parqueada, me dijo súbase y maneje; obedientemente subí y arranque, y en el preciso momento que pensé a estrellare o tiranos por un barranco, el hombre me dijo: si piensa en hacer algo se muere acá, a la vez que me mostraba una granada, yo respondí envalentonado, que si el no tenia miedo de morirse yo tampoco y que guardara eso, así que lo guardo. 20 minutos después paramos en la mitad de la vía y emprendimos camino a la montaña, en ese momento ya empezaba a entender mejor lo que sucedía, era un secuestro.

Caminado trataba inútilmente saber a donde nos dirigíamos, o por lo menos la dirección este, oeste, norte, sur, no se, el paisaje era cada vez mas monótono, la misma ramita, el mismo arbolito, la misma espesura; el lodo me atacaba hasta las rodillas y mientras eso pasaba, empecé a pensar como estaría mi familia, que habrán hecho con ellos, como decírselo a mi madre y quien era el portador de tan agobiante noticia, después me preocupe un poco mas, estaba tan anonadado por la rapidez de los acontecimientos que no había tenido tiempo de asustarme, medite entonces sobre mi suerte, cuanto tiempo estaré acá, será que me mataran, me soltaran por plata, en donde me esconderán, será que me rescataran, será que me mataran, esa idea empezó a hacerse repetitiva, me mataran?, me van a matar, mejor dicho ya estoy muerto, pero en ese momento, muerto por dentro pues soy una persona que vive para ser libre.

Dos días después llegamos a un claro, una imitación de casa se avistaba a lo lejos, vi que habían más personas adentro, pero me dejaron parado en el mismo sitio, luego me llevaron a un pequeño poso al lado de la casa, creí que me iban a dar agua, pero para mi sorpresa me hicieron descender por aquel desdeñado hueco, terminaba y había un túnel, como de 7 metros, la luz era escasa así que no podía reconocer bien el medio que me rodeaba, me tope con una pequeña litera, me asombre al ver que en ese preciso instante se cerraba una reja justo detrás mío, quede abrumado por la gravedad de mi situación ,no me cabía en la cabeza que a alguien lo pudieran dejar en semejante lugar y menos aun que ese alguien fuera yo.

10 minutos después estaba en el mismo aletargamiento producido por la situación, decido reaccionar, y me siento, me tomo mi cabeza con las dos manos, no lo puedo creer, no me cabe en la cabeza lo que me sucede, me invade una rabia gigante, vocifero un par de insultos par mi, y reviento en llanto.

A pesar del cansancio no logro conciliar el sueño, las paredes enlodadas y mohosas parecen hacerse cada ves mas pequeñas, cada ruido es grito de realidad que me mantiene aun más cautivo, el frió parece de inframundo y como si poseyera alma y cuerpo, pero alma de muerte y un cuerpo de desolación, extraño mi hogar, mi familia, mi comida y hasta al maldito french puddle , es la primera noche y siento morir, creo que no lo soportare.

Es el amanecer y escucho que alguien baja por la retorcida escalera de madera del poso, tengo la esperanza de que me van a sacar, de que me van a decir que mi familia ha pagado por mi libertad, o de que todo fue un malentendido, pero no, es un hombre con un plato rojo de plástico servido de arroz, sus dedos llenos de tierra parecieran que sostuvieran el arroz y no el plato, y sin decir una palabra deja el plato en el suelo y se retira, no se que decir así que antes de irse le pregunto que cuando me van a soltar, me ignora y sigue su camino, así que le grito que yo no tengo plata, que si me secuestraron por eso se jodieron; al decir esto el hombre detuvo su marcha, voltio y me dijo: todos dicen lo mismo, prosiguió y se marcho; Quedamos solo la rabia el arroz y yo, pensé en desquitarme con el arroz, pero recordé palabras sabias de mi padre: con la comida no se pelea mijo; así que decidí seguir el consejo de mi anciano, y solo me limite a comer la penosa comida. Después de comer me puse hacer lo único que podía hacer en tales condiciones…Pensar, pensé en mi familia, en que estarían haciendo en ese preciso momento, si estarían tristes o inconsolables, si los niños sabían la gravedad del asunto, si mi esposa se acostaría llorando, que si algo me pasara que seria de ellos, en fin, pensé hasta perder la noción del tiempo, ya que a fin de cuentas esa seria mi herramienta liberadora hasta a un punto en que no sabría si lo que pensaba era real y lo que vivía era una fantasía.

20 días, han pasado ya, marco la veinteava rayita al pie de mi litera, no he hablado con nadie desde hace 19 días , no he salido de esta mazmorra desde que llegue, creo que me estoy volviendo loco, he tenido abstracciones mentales tan profundas que no he sabido diferenciar lo real de lo ficticio, he aprendido amar la soledad, contrario de lo que se pensaría, me siento feliz cuando estoy solo, pues si estoy solo, nada me puede pasar; Tengo un nuevo pasatiempo que es mirar las paredes fangosas a mi alrededor, y buscar figuras en ellas, un intento desperado en emular el majestuoso cielo con sus nubes y arreboles, la luz es escasa, pero me he acostumbrado, así que logro ver la cabeza de un ángel, una planta que crece en medio de un valle con un cielo formado por un río, veo una lámpara de aceite dibujada, y empiezo a reír, luego mi mano empieza a hablar, pero no me interesa lo que dice, luego después de horas de divagar mi cabeza me duele, me golpeo contra la litera en la espinilla, esto me saca del extraño trance y me da tiempo para reflexionar de que si no hago algo, o algo pasa voy a enloquecer, seguido a esto la nostalgia me invade, tantos recuerdos, tantas oportunidades perdidas, tantos atardeceres desperdiciados, cuantas estrellas ignoradas, cuanta vida simplemente dejada escapar.

Jure entonces que si algún día salía de ahí, viviría mi vida al máximo. Promesas inútiles que ocurren cuando nos chocamos contra la realidad, por que siempre creí que le podría pasar a otros pero nunca a mí, una falsa seguridad que nos acompaña en nuestra vida.

El día 49 fue el día de mi liberación, el cielo, los colores, el aire, asuntos tan triviales pero  para mi eran fundamentales, eran un sueño, ese día pude correr, pude reír, pude llorar y pude volar, deje de odiar y empecé a amar. Lo único que me dolió de aquel día, es haber dejado en aquella celda, tirado en el suelo, mi cuerpo con una bala en la cabeza.

Read Full Post »

 Un día después de mi muerte será una tarde lluviosa, el mundo no será lo mismo para quienes me conocieron, los pájaros cantaran distinto, el televisor se vera diferente, y la comida no sabrá igual, el vacío de mi habitación hará referencia al vacío de sus almas, un inmenso dolor doblegara los más fuertes y fortalecerá a los mas débiles. No se dejaran de escuchar aquellas lindas frases como: es que era muy buena persona, como estaba de joven, es que no se lo merecía, como era de lindo, en fin, un millar de elogios que lo único que hacen es ahondar la pena, pues al morir mueren también los defectos y solo queda el recuerdo de un ser casi sublime.

El teléfono no deja de sonar, un sonido martirizante, pues antes era el sonido de la esperanza, ahora es un cortejo fúnebre. El timbre suena y nada parece estar en su lugar, una bruma opaca los sentidos de quienes me amaron, la idea de que alguien ya no exista es casi incomprensible, se busca un culpable pero nada mitiga la desesperanza y la desolación, la histeria se apodera de una de las personas importantes en la vida del recién fallecido, grita desesperada busca una razón y obliga al a Dios a que le de una explicación, se llena de recriminación contra el y contra ella misma, no desea ver a nadie, la tarde empieza a desvanecer y la histeria , la rabia y el dolor empiezan a aumentar, no le parece justo que yo , ya no este , muchas veces a repetido que sin mi la vida no tiene sentido, que seria mejor no estar, estas palabras entonces comienzan a cobrar un sentido, mira las pastillas, mira las tijeras, no sabe que hacer, solo sabe que quiere escapar del dolor que aumenta en su ser, y no encuentra otra salida mas que terminar con aquel sufrimiento, observa las fotos de cuando yo era un niño y el llanto parece ahogarle el alma entera, repite de rodillas en el suelo rodeada de fotografías, por que, por que, por que y por que, no encuentra valor alguno para estar ahí, toda la razón de su vida a desaparecido, todo indicio o rastro humano de que ella existió a muerto antes que ella , fija su mirada en las pastillas, corre hacia ellas pero titubea un poco, las tira y regresa lentamente a donde estaba, se deja caer, ha llorado por horas y su cuerpo esta cansado y entumido, el suelo ha cobrado su cuota, sabe que no es la solución pero sabe que la apaciguara, se rasga la cara, se golpea contra el suelo, todo ambientado por un continuo llanto, la cara roja , la furia en sus venas, luego un momento de calma después de la tormenta, un largo suspiro, inclina la cabeza, las lagrimas caen al suelo, un filo brillante llama la atención, son las tijeras que están encima de una foto, con una mirada llena de derrota observa aquellos dos elementos, estira la mano con la energía de un zombi, se apodera de las tijeras, observa por ultima vez aquella foto mia sonriendo y abrazando un perrito entonces con las ultimas fuerzas que la acompañan introduce el filo de las tijeras en su corazón, un sonido desgarrante, un dolor imperceptible, arrodillada en el suelo, lentamente se deja caer hacia atrás , sus ojos se nublan, estira sus brazos en busca de algo, cae de espaldas, su cuerpo esta inerte, su cabeza a un costado, una leve sonrisa se empieza a dibujar en aquel rostro acongojado, sus ojos puestos en aquella foto de su hijo y una ultima mirada a aquella vida, un ultimo respiro y un lago de sangre que todo lo calma, ella ahora esta con el.

Read Full Post »