Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Psicología’ Category

muestraportadatotem.gif  Un padre violento y celoso que guarda todas las hembras para sí mismo y expulsa los hijos a medida que crecen. (…) Cierto día, los hermanos que habían sido expulsados retornaron juntos, mataron y devoraron el padre, colocando así un fin a la horda patriarcal. Unidos, tuvieron el coraje de hacerlo y fueron bien sucedidos en lo que les habría sido imposible hacer individualmente. (…) El violento padre primero fuera a buen seguro el temido y envidiado modelo de cada uno del grupo de hermanos; y, por el acto de devorarlo, realizaban la identificación con él, cada uno de ellos adquiriendo una parte de su fuerza. (…) Odiaban el padre, que representaba un obstáculo tan formidable a su anhelo de poder y a los antojos sexuales; pero lo amaban y lo admiraban también. Después de que se hayan librado de él, satisfecho el odio y puestos en práctica los antojos de que se identifiquen con él, la que todo ese tiempo había sido recalcada estaba a hacerse sentir y así lo hizo bajo la forma. (…) El padre muerto se hizo más fuerte que el fuera en vida (…) Lo que hasta entonces fuera vedo por su existencia real fue de ahora en adelante prohibido por los propios hijos (…) Aunque los hermanos si hubieran reunido para derrotar el padre, todos eran rivales unos de los otros en relación a las mujeres. La nueva organización terminaría en una lucha de todos contra todos (…) Así, los hermanos no tuvieron otra alternativa se querían vivir juntos, (…) de lo que instituir la ley contra el incesto, pela cual todos, de igual modo, renunciaban a las mujeres que deseaban y que habían sido el motivo principal para que se libren del padre. De esa manera, salvaron la organización que los hube hecho fuertes (…) Garantizando así la vida unos de los otros, los hermanos estaban declarando que ninguno de ellos debía ser tratado por otro como el padre fuera tratado por todos en conjunto” (FREUD, [1912-un 13]/1980:169-174).

En Tótem y tabú encontramos aparte de referencia básica al concepto y función del padre, enuncia una tesis sobre el origen de la sociedad y de sus instituciones fundamentales. Se intenta explicar en forma de relato mítico (Con la hipótesis del asesinato primordial) la instauración he imposición de la cultura por medio de la prohibición del incesto y sus efectos inconscientes, El hombre pre-civilizado (para Freud, sociedad y cultura se resumen en el concepto civilización) vive en hordas donde existe un macho dominante, poseedor de las hembras y los privilegios que se desprenden de esa categoría. Así, los hijos o mejor dicho los machos dominados, urden un plan para asesinar al “padre” y quedarse con las hembras (madre y hermanas, lo que directamente nos enfrenta con el carácter “incestuoso” de la génesis social). No obstante, consumado el asesinato de éste, no se reparten el “botín”, la culpa (otro “constituyente social”) paraliza la ejecución del plan en su totalidad. De hecho, surge la figura “sobrenatural” del padre (el tótem) con renovada fuerza. Aparece entonces “la norma” como una especie de “signo conmemorativo” que permite renovar y revivir el asesinato del padre (primera represión con carácter social).

Entonces para transponer la rivalidad que se instauró entre ellos y garantizar sus vidas, prohibieron la muerte y renunciaron al deseo incestuoso. En este proceso, el Padre es reconocido, amado e idealizado. Es importante decir que esta idealización se produce luego de la muerte el padre (la culpa). De esa forma, cada uno de los hermanos renuncia a su ideal de poseer la posición del Padre para sí y tener a la madre.

Este escrito entonces no debe ser centrado en la muerte del padre y las prohibiciones ­ que por si solas no instituyen nada ­ sino en el pacto fraterno de autolimitación. El Tótem surge como responsable imaginario de la institución, y de allí se deriva la totemización, que es el equivalente a la alienación

De esta manera se esclarece la verdadera naturaleza de la sociabilidad humana. Es indudable que el psicoanálisis tiene por objeto la psique individual pero precisamente por esta razón es que permite reconocer la presencia de esa psique en la grupalidad. Freud constantemente señala la presencia del erotismo en las relaciones humanas, de la culpa con verdadero “sentido constituyente” y la norma como “configuradora” del carácter social de un grupo determinado. De hecho la culpa es elemento principal que permite “lo social” pues la neurosis es “generalmente asocial”.

Con estas reflexiones sólo se abre la discusión acerca de “lo social”,. La “duda razonable” es un proceso de búsqueda continuo y dinámico de constante elaboración y reelaboración En palabras del propio Freud que reflejan profundamente esta elaboración: “no podía proponerme en este ensayo la tarea de exponer el contenido y alcance del psicoanálisis mi propósito se habrá cumplido si se ha hecho evidente los numerosos ámbitos del saber para los cuales resulta interesante.”

Read Full Post »

freud.jpgmuestraportada.gif “Cabe agregar aquí el caso interesante de que la felicidad de la vida se busque ante todo en el goce de la belleza, dondequiera sea accesible a nuestros sentidos y a nuestro juicio: ya se trate de la belleza en las formas y los gestos humanos, y en los objetos de la Naturaleza, los paisajes, o en las creaciones artísticas y aun científicas. Esta orientación estética de la finalidad vital nos protege escasamente contra los sufrimientos inminentes, pero puede indemnizarnos por muchos pesares sufridos. El goce de la belleza posee un particular carácter emocional, ligeramente embriagador. La belleza no tiene utilidad evidente ni es manifiesta su necesidad cultural, y, sin embargo, la cultura no podría prescindir de ella”.       

Sigmund Freud plantea entonces un interrogante fundamental: “¿Qué es eso que los hombres esperan de la vida, qué pretenden alcanzar en ella?”, sin duda la respuesta seria: “La Felicidad”. De aquí entonces la pregunta que atraviesa esta obra es ¿por qué no podemos ser felices? de este modo Freud incursiona en la cuestión del malestar: intenta, no definir al mal, sino la felicidad. Y lo hace, tanto por su lado positiva, que es la de buscar satisfacciones, como también por su lado negativa, que es la de evitar el displacer. Dice Freud: “tanto un aspecto como el otro son simplemente el programa del principio del placer”. El programa al que alude Freud en el campo de la búsqueda de felicidad, es el programa del principio del placer. Es esto lo que otorga una finalidad en la vida más allá de lo que dice la religión, la política, incluso más allá de lo que dicen las filosofías antiguas; es la búsqueda de la felicidad de lo que se trata. Freud no se detiene en ningún modo particular por los cuales se ha definido a la felicidad, sino que encuentra una estructura común a la idea de felicidad, que es regir la vida por el programa del principio de placer.

Desde el principio del texto Freud nos dice o da a entender que este cometido es irrealizable. Parte entonces de la imposibilidad. Lo paradójico es que no sólo es imposible realizar el programa del principio del placer, es decir la evitación total del displacer, sino que también es imposible dejar de buscar la felicidad. Con lo cual estamos frente a una división en el campo mismo del principio del placer. El principio de placer es imposible de realizarse, pero también es imposible renunciar a buscar dicha realización, es una paradoja irónica que ilustra la condición del ser ante la imposibilidad. Freud a su ves va planteando “técnicas del arte del vivir” que ponen el acento en uno u otro aspecto, sea en la búsqueda de satisfacción, sea en renunciar al goce en pro de una felicidad prometida en el más allá.  Y, entre todas las técnicas que intentan  llevar a cabo este cometido, la principal es la del amor. Pero el amor es, a la vez, el principal modo de evitar el displacer y la principal fuente de displacer; es el principal modo de querer encontrar la felicidad y a la vez es la principal fuente de infelicidad.

El Malestar en la cultura es un texto extenso, el cual aparte de leerlo requiere de estudio para entenderlo, lo que yo lograría inferir seria que  Freud auspicia la formación de una ética dependiente únicamente del consenso de los miembros de la sociedad: la satisfacción de los propios instintos no debería estar limitada por ningún tipo de ley moral, sino sólo por la convicción de la necesidad de reglas que tienen como único objetivo el de evitar conflictos con los otros.

También diría que Freud se ocupa de la solución que la religión imprime a la cultura, solución que parece ganar terreno, ya que se pretende universal. Freud se detiene en una referencia en particular: en el  “Amarás a tu prójimo, como a ti mismo”; podríamos deducir entonces que Del mismo modo que el Súper-Yo influenciaría negativamente el desarrollo individual, así la moral y la religión tendrían un efecto negativo sobre toda la sociedad, trayendo así como consecuencia una masa escudada en la fe para la subyugación del hombre por el mismo hombre, y por ende, por que no de la sociedad.

Read Full Post »